Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 14 de enero de 2010

Santander no entiende

Justo cuando los mexicanos vivimos cuidándonos de todo y de todos, pues la situación de inseguridad por la que atraviesa el país alcanza índices elevadísimos, a los ejecutivos de Banco Santander se les ocurre imprimir la información personal y financiera de sus clientes con fines promocionales y repartirla cual volantes por la ciudad.
¿Acaso no han escuchado de los secuestros exprés?, ¿nadie les ha alertado sobre las llamadas telefónicas de extorsión?
Por todos lados nos recuerdan que no compartamos nuestros datos, que nos abstengamos de dar información a desconocidos y ellos -los de Santander-, con una pésima estrategia mercadológica para tratar de atraer más usuarios de sus servicios crediticios simplemente accesan a su base de datos, imprimen el perfil de sus clientes actuales (que por cierto, no creo que quieran ni necesiten nuevos créditos puesto que ya son tarjetahabientes de dicho banco), subrayan la información con marca-textos amarillo fosforecente y sin usar un sobre (me imagino yo que por cuestiones ecológicas y de ahorro en papelería) se limitan a pasar por los domicilios de los posibles clientes y dejan pegada una invitación y la hoja de datos que deberían ser confidenciales en la puerta. Sí. En la parte exterior de la puerta, al alcance de quien vaya pasando por ahí, con buenas o malas intenciones.
¿Qué acaso sus ejecutivos no tienen coeficiente intelectual?, ¿Acaso no leen los periódicos ni ven las noticias?, ¿Nadie les ha mandado un e-mail indicándoles la manera de evitar secuestros y extorsiones?
Ahora no sólo son los molestos call centers los que tienen nuestros datos. Datos que ingenuamente dimos al banco pensando que era una institución confiable y segura. Hoy, nuestro historial financiero y nuestros datos personales (incluyendo teléfono, domicilio físico y dirección de correo electrónico) están al alcance de cualquiera que pase por las calles de la ciudad y se dedique a recolectar la correspondencia que los mensajeros de Santander dejan pegada en el exterior de los domicilios.
Gracias Santander por ayudar a los delincuentes a hacer su trabajo.
Que pena que nadie les enseñó a sus ejecutivos varios puntos en el manejo de información de clientes:
1. Es confidencial.
2. Se debe manejar de forma segura.
¿En dónde tomaron sus cursos de ventas y mercadotecnia?
¿En qué libro leyeron que así es como se maneja una estrategia promocional?
Ojalá que las autoridades tomen cartas en el asunto y ojalá que quienes trabajan en este banco entiendan que lograrían atraer y conservar más clientes si sus comisiones fueran bajas, su servicio y atención excelentes y ofrecieran garantía de respeto y confidencialidad de los datos de cada uno.

1 comentario:

  1. no tenia idea de esto!!! soy cliente de èste banco.... realmente estoy sorprendida...

    gracias por la informacion Miss

    ResponderEliminar