Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 7 de enero de 2009

A más decibeles ¿más ventas?

A más decibeles ¿más ventas?

Este es un artículo que había escrito y publicado anteriormente en otro sitio web, sin embargo, quiero retomarlo en esta ocasión, pues parece ser que para muchos negocios la idea de ofrecer un "ambiente agradable" consiste en poner cualquier tipo de música o incluso cualquier programa de televisión a todo volumen con el fin de mantener, según ellos, "entretenidos" a sus clientes.

Lo publico de nuevo pues en esta última semana, en dos ocasiones distintas, en dos negocios completamente diferentes entre sí, aunque ambos ofrecen alimentos preparados, el común denominador fué el ruido ensordecedor. En el primero, un intento de grupo musical con guitarras eléctricas decidió "amenizar" la hora de la comida de varias familias. En el segundo, un "amable" joven pensó que era buena idea proyectar en la televisión, la película Mamma Mía al máximo volumen, aún y cuando su negocio se limita a ser un sencillo local que vende hamburguesas al carbón.........

He aquí el artículo original:

El pasado domingo, como muchas otras familias decidimos salir a comer para festejar el “Día del Padre”. Elegimos para tal efecto, un restaurant de mariscos ubicado en el Blvd. V. Carranza en la ciudad de Saltillo, Coahuila en México, y aunque por lo general resulta ser una buena opción, ese día la experiencia resultó ser bastante mala.

Al llegar nos dimos cuenta que los vecinos del lugar, una empresa con una M verdi-azul como logotipo que se dedica a la venta de teléfonos celulares decidió que era buena idea utilizar como “herramienta” de ventas un potente aparato de sonido sintonizado en el volumen más alto, que prometía ensordecer a empleados de la telefónica, vecinos, transeúntes y automovilistas por igual.

Dentro del lugar, el escándalo era peor. Algún empleado bien intencionado sintonizó su estación de radio preferida, conectó las bocinas y le subió al volumen. Todo con el fin de “ambientar” el restaurant…..

Efectivamente, la música se emplea como una herramienta de mercadotecnia, y por consiguiente, de ventas. Pero no cualquier música, ni a cualquier volumen. La selección de la misma, debe ser cuidadosa y estudiada. El tipo de música debe ir de acuerdo al perfil demográfico del consumidor que se pretende visite un establecimiento comercial o de servicios. El ritmo debe ser atractivo y el volumen tolerable; pues lo que se busca es que la gente se quede dentro del lugar y no que huya espantada por temor a quedarse sorda.

Dice Liz Heron, experta estadounidense en Mercadotecnia con Música: “en todo momento, la música debe hacer que el lugar sea cómodo; que la experiencia de visita y compra sean placenteras, para lograr que el cliente “gaste su dinero” y tenga disponibilidad para volver al negocio”.

Liz Heron agrega: las canciones tienen varios componentes: tempo o velocidad; ritmo; lírica; volumen; textura o voz del intérprete; energía y actitud. Y si un empresario quiere utilizar la música como apoyo a sus actividades mercadológicas deberá cuidar que la combinación de componentes sea adecuada a su mercado meta: Pensando en grupos de edad, intereses musicales y objetivos de compra.

La mayoría de los expertos en mercadotecnia con música coinciden en que una persona que se sienta feliz, segura y cómoda dentro de una tienda, un restaurant o un taller mecánico, por citar sólo unos cuantos establecimientos que utilizan música, será una persona que tendrá actitud positiva hacia la compra.

Música muy rápida, a volumen alto y con un ritmo acelerado, logra precisamente que la persona se sienta impulsada a moverse con rapidez y a abandonar a la brevedad el lugar. Si lo anterior es cierto, entonces ¿porqué los negocios saltillenses abusan de la música? Las empresas de telefonía celular “aturden con sus ofertas” a los transeúntes, las tiendas de autoservicio colocan también grandes bocinas a la entrada del establecimiento cada fin de semana y llanteras y ferreteras realizan ventas especiales también apoyadas con música a todo volumen.

¿Desconocen los administradores de estos negocios los efectos perjudiciales del ruido en la salud de clientes y empleados?, ¿han visto la cara que ponen los posibles clientes cuando se dan cuenta de que tendrán que entrar a un lugar demasiado ruidoso?, ¿tendrán las edecanes un seguro médico de cobertura amplia que incluya aparatos de sordera para cuando se jubilen?, ¿en dónde están las autoridades municipales que deberían vigilar que se de cumplimiento al Reglamento del Equilibrio Ecológico y la Protección Ambiental del Municipio de Saltillo, Coahuila, que en su capítulo XI, Artículo 89, secciones III y V: manifiesta que se debe sancionar la manifestación de emisiones ruidosas provenientes de equipos de sonido instalados en establecimientos públicos o privados que superen los límites permitidos por las normas oficiales mexicanas?

La música en sí es buena, lo malo es el empleo que se le da con el fin de llamar la atención y pretender así, mayores ventas. Recuerden, señores restauranteros: una música suave calma los sentidos y estimula el apetito. Y si los clientes están a gusto, degustarán mejor sus platillos y seguramente volverán a su establecimiento. Un lugar ruidoso, aleja. Y si no, pregunten a sus empleados cuántas veces los clientes les han pedido que si por favor ¡le bajan un poquito al volumen!.

1 comentario:

  1. Sin duda de que volteas a ver.. volteas a ver.. Pero la verdad no te quedas ni un minuto a ver las mercancias, bueno... solo tomas el volante que te dan las chicas "del territorio de todo México" ó de "los duendes verde-azules", pero de ahi no pasa.
    Tambien he visto en negocios que tienen afuera sus bocinas a todo volumen y el mismo negocio cierra las puertas y las ventanas para que a los empleados y los dueños de ese mismo establecimiento no les aturda el ruido jajaja... ¿en que lugar quedan los clientes??? Saltillito no te acabes!!!! jajaja
    Me comprometo a que la proxima vez que vea esa "estrategia" de las telefonias o de ciertos lugares, me acercare a preguntar ¿qué pretenden? y darle mi opinion a los gerentes... proximamente publicare lo que me hayan comentado.

    Saludos.
    Hector Romero Garcia
    hector_mercadotecnia@hotmail.com

    ¿Qué pueden hacer juntos: LIBROS, EL DESIERTO Y MUCHA MERCADOTECNIA?.... PROXIMAMENTE

    ResponderEliminar