Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Las campañas de redondeo necesitan ayuda!!!!!!!!


Hace un par de años algún brillante mercadotecnista (espero) tuvo la idea de apoyar a las ONG's a través de lo que en ese entonces se denominó "Redondeo", término que hasta la fecha sigue utilizándose.
Ya para la mayoría el concepto es algo cotidiano. En las tiendas de conveniencia, en los supermercados, los restaurantes de comida rápida y hasta en las farmacias es común que se realice alguna campaña, en la que el establecimiento comercial funciona únicamente como intermediario recolector de fondos a beneficio de alguna causa social.
El famoso redondeo ha generado mucha polémica. Hay quienes -la minoría- lo defienden, y hay otros que piensan que es una manera de evadir impuestos -cosa que es falsa-.
Muchas son las instituciones de asistencia social que esperan su turno para ser apoyadas por alguna importante cadena comercial de nuestro país. Pues en ocasiones el apoyo logrado llega a cifras de muchos ceros. Y esa cantidad en verdad les ayudaría a solucionar varios problemas.
La mecánica es fácil: uno va de compras y cuando el cajero anuncia el importe a pagar debería preguntarle al cliente si éste desea redondear su cambio, que a veces es de unos pocos centavos -tan pocos que ni siquiera hay monedas de esa denominación- a favor de tal causa.
Haciendo un recuento rápido me viene a la mente la campaña de Office Depot para comprar lentes para niños de escasos recursos; la de Carl's Jr. Saltillo a beneficio de Navidad en el Campo; la de Farmacias del Ahorro para el CRIT; y la de Oxxo que apoya a niños con síndrome de Down.
Las campañas podrían ser muy buenas y entregar cheques grandes, no sólo en tamaño sino en cifras, si los empleados de las tiendas estuvieran un poquito más sensibilizados y realmente hicieran la pregunta: ¿Gusta redondear a favor de...........?
Pero parece que o les da flojera preguntar, o les da pena o de plano nadie les ha explicado la trascendencia de esos centavos, que de uno a uno pueden llegar a sumar cifras importantes que se traducirían en llevar ayuda a aquellos miembros de nuestra sociedad que atraviesan por situaciones difíles.
Aunque ahorita los mexicanos atravesamos por una economía limitada, seguramente 3, 4 ó 5 centavos, que de cualquier manera no nos van a regresar en la tienda, no mermarían en mucho nuestro presupuesto.
Es tiempo pues de recordarles a los cajeros de cuál es su parte en estos proyectos. Y también es momento de que el material informativo que las ONG preparan como apoyo ocupe un lugar visible en el establecimiento y no se quede olvidado en algún polvoriento rincón del mostrador donde nadie lo verá y por supuesto, como consumidores, si no nos informan del destino de nuestros centavos, obviamente no estaremos dispuestos a cooperar y sobre todo, el fantasma de la desconfianza seguirá presente.
Pasemos la voz: el redondeo es bueno. Gracias a esos centavos hay niños que hoy pueden ver mejor, adultos mayores que reciben atención médica y mujeres que pueden acudir al médico de manera oportuna para detectar enfermedades que de otra manera serían mortales.
Y si desconfían, chequen el ticket. Las empresas formales, que verdaderamente están apoyando causas justas, incluyen un desglose del donativo. Así queda muy claro hacia dónde va el dinero donado.

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo con su opinión de que hay que redondear..pues yo trabaje en un OXXO....y por lo tanto participe en muchos de estos programas...en un año aproximadamente se apoyan a 6 distintas instituciones..ya que normalmente la duración de el redondeo para una institución es de 2 meses..para asi poder apoyar a otras que lo necesiten.

    Lamentablemente hay gente que cree que el cajero del OXXO es el que se queda con los .20 o .50 centavos...Creo que es una forma de ayudar a una institución sin que nos golpe tan notoriamente a nuestra economia familiar.

    Atte.: Arnulfo

    ResponderEliminar