Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 1 de febrero de 2009

Experiencia de otro mundo


Hace un par de meses abrió en nuestra ciudad una sucursal de la franquicia Le Animal Monde, un lugar especial para clientes pequeños.
Le Animal Monde es un negocio de origen francés en el cual niños y niñas pueden elegir entre una gran variedad de animalitos de peluche para convertirlos en su nueva mascota y llevarlos a casa.
Y en verdad es un establecimiento en donde el servicio y la atención está centrada 100% en los peques.
Desde que llegan se les recibe con una sonrisa, se les explica el concepto de compra: elegir el peluche, rellenar, "darle vida con un corazón", pesar, registrar y vestir!
La paciencia de la dueña es infinita: para cada especie de animalito tiene opciones de colores y texturas, y las pone todas sobre una mesa para que el pequeño cliente pueda elegir.
Una vez decidido el tipo y color de mascota, toma de la mano al pequeño y lo lleva a una máquina en la que el cliente podrá rellenar a su juguete personalmente. Mientras el chico rellena a su mascota, la dueña hace un primer contacto con la mamá: la explicación de cómo bañar y cuidar al nuevo miembro de la familia.
Ya que el monito de peluche está relleno pasa a un momento especial para el pequeñito: hay que colocarle un corazón y un pequeño ángel de la guarda, mismos que además de dar vida a la mascota, llevan guardado un deseo secreto que el pequeño cliente susurra al oído de su mascota.
En seguida, como a todo bebé recién nacido hay que pesarlo y medirlo y proceder a llenar un "certificado de nacimiento", donde el orgulloso papá o la orgullosa mamá darán nombre a su juguete y además se comprometen a cuidarlo.
Ya para este momento los ojitos de los pequeños brillan de emoción. Han fabricado su primer juguete y además se lo podrán llevar a casa!
Sin perder de vista que el cliente es el pequeño de 5, 7 ó 10 años, la encargada de Le Animal Monde, comienza a platicar con él o ella, para así conocer gustos, hobbies y preferencias; pues la nueva mascota seguramente saldrá vestida del establecimiento con los colores favoritos de su dueña o ataviada como bailarina, cazador, basketbolista o porrista. Zapatos incluídos!
Ya que la mascota está vestida y lista, entra el segundo contacto con la mamá: el momento del pago y la oferta de regresar a la tienda si hubiera reclamaciones o si fuera necesario volver a rellenar a la mascota.
Aunque el local comercial no es muy grande, todos sus detalles: la decoración, el mobiliario y la atención personalizada hacen que la experiencia de compra sea sumamente placentera para los niños. Finalmente de eso se trata: salir de lo convencional, diferenciarte de la competencia y vender, además de un producto una experiencia agradable, divertida y memorable.

2 comentarios:

  1. La idea de este negocio se me hace muy interesante pues ofrece a los niños una nueva experiencia de compra, aparte de ser divertida. El hecho de que este negocio ofresca un servicio tan personalizado le da al niño una seguridad extra para probar un nuevo juguete, que para mi es total mente tierno. :D
    Por cierto me encanto lo del corazón y el angel.

    ResponderEliminar
  2. quiero darme la vuelta por ese negocio.. en donde está ubicado?.. saludos

    ResponderEliminar